¿Te tomas tu tiempo para desayunar bien todos los días? Si es así, estás de enhorabuena, porque es justo lo que hay que hacer, pero de no ser así será mejor que prestes mucha atención a lo que te vamos a contar hoy en el blog.

Seguro que ya habrás escuchado que el desayuno es la comida más importante del día. Efectivamente así es, ya que es una pieza clave para llevar una dieta equilibrada. Pero las prisas y no madrugar para poder tomarnos ese tiempo para desayunar bien, hacen que a veces salgamos de casa con el estómago vacío. Hacer esto puede desencadenar consecuencias negativas en nuestro rendimiento diario y, hacer que notemos cansancio durante todo el día.

Hoy queremos hablarte de los beneficios que tiene desayunar bien todos los días y, de lo que debe contener el desayuno perfecto. ¡No pierdas detalle a estos consejos!.

Beneficios de tomar un desayuno completo:

  • Empiezas el día con energía. Para que puedas rendir durante todo el día es importante reponer en el desayuno las reservas de nutrientes necesarias. Por eso es esencial empezar el día recargando las energías que requiere el organismo, ya que de esta forma podrás desempeñar todas tus tareas con la misma vitalidad.
  • Te ayuda a tener mejor rendimiento físico e intelectual. Cuando nos levantamos de dormir, lo hacemos con el estómago vacío y sin nutrientes. Por lo que si queremos tener un mejor rendimiento físico e intelectual es muy importante tomar alimentos energéticos y, ricos en glucosa para poder funcionar al máximo. Esto es fundamental para todas las edades, pero en especial para los niños y los adolescentes, ya que mejoraran en el rendimiento escolar.
  • Mejora el buen humor. Y es que amanecer tomando un desayuno completo no sólo nos mantendrá más activos, sino que también contribuye a mejorar nuestro buen humor. Además, resulta un perfecto aliado si queremos controlar nuestro peso, ya que gracias a él evitaremos picar entre horas o llegar a la hora del almuerzo con demasiada hambre.

¿Qué debe contener el desayuno perfecto?
En realidad no existe un prototipo de desayuno perfecto, ya que una de las ventajas del desayuno es que podemos prepararlo según nuestros gustos y preferencias. Pero si te sirve de orientación, lo mejor es que apuestes por la variedad para no caer en la rutina y no aburrirte con el mismo desayuno día tras día.

  • Procura incluir hidratos de carbono, como pueden ser los cereales o las tostadas de pan. Agrega también lácteos, algo de proteínas y, alguna pieza o zumo de fruta.
  • Si eres de los más golosos, opta por incluir en tu desayuno galletas, cereales, magdalenas o un delicioso bizcocho.
  • Si prefieres desayunar algo más salado, lo ideal es que tomes tostadas clásicas de aceite con tomate y jamón, o bien, un rico sándwich de queso y pavo.
  • No te olvides de incluir leche o alternativas vegetales con cacao, té o café. O si lo prefieres, puedes sustituir la leche por yogur o queso fresco.

Ahora no tienes excusas para no desayunar por las mañanas. Procura levantarte 15 minutos antes para que te dé tiempo de sobra para preparar tu desayuno ideal. ¡De esta forma podrás afrontar el día sin problemas!.

Compartir