Acabamos de empezar el mes de febrero y prácticamente a todos nos viene a la cabeza el día 14, San Valentín. No importa si tú lo celebra cada día, en el día más romántico del año queremos que prepares algo muy especial.

Hay multitud de planes que puedes hacer con tu pareja para celebrar este día. Organizar una escapada romántica, irte de viaje a la ciudad del amor, Paris. Si sois más aventureros también podéis salir a uno de los pueblos cercanos a vuestra ciudad u organizar una cena romántica.  

Si esta última opción es la que más te convence, aquí te contamos algunos trucos y formas de preparar un San Valentín de lo más romántico y que sorprendas a tu pareja.

El ambiente es importante: Tanto si elijes un restaurante como si te decides por algo más casero piensa en el entorno. Si escoges salir a cenar fuera, busca un lugar especial para los dos. Ese restaurante donde os visteis por primera vez o donde tuvisteis vuestra primera cita.

Si prefieres un espacio más personal, puede que tengas que invertir un poco más de tiempo para preparar todos los detalles: velas, manteles, servilletas, el menú… pero seguro que le encantará.

Mejor poco pero bueno: El menú es la parte más importante de la noche y tenemos que planificar lo que vamos a preparar. Recuerda que para una cena no debemos incluir alimentos muy pesados, ya que en cuestiones generales deberá ser ligera. Y es que podemos crear un menú 100% saludable, rico y apetecible para esta noche tan especial. 

Si estás pensando en preparar tú la cena y necesitas ideas para tu menú de San Valentín, a continuación te detallamos unos exquisitos platos para ese día.

¿Qué tal si empezamos la noche brindando por el amor con una rica bebida? Elige un vino blanco de nuestra bodega Dialprix o prepara un cóctel refrescante como el mojito: con un poco de lima, hierbabuena, ron, refresco de lima-limón y azúcar.

Los entrantes son importantes. Abrirán el apetito y si quieres puedes crear una cena a base de ellos. También pueden ser el paso previo al gran plato. Son rápidos, fáciles de preparar y puedes incluir infinidad de sabores en ellos. Apuesta por uno de los alimentos afrodisíacos más conocidos, el marisco. También puedes optar por preparar una ensalada gourmet con ingredientes como frutos secos o queso de cabra a la plancha y aderezada con un aceite especial como el de romero o tomillo. Otra opción es poner algunos canapés de ahumados, de paté o caviar para ir picando.  Como ves hay un margen muy amplio donde elegir.

El plato principal. Si tu pareja no tiene prioridades te recomendamos que elijas entre carnes sabrosas de la carnicería Dialprix o pescados suaves de nuestra pescadería. Evita aves pequeñas que tienen muchos huesos o peces con muchas espinas. Te aconsejamos solomillos o entrecots para las carnes. Y salmón, sepia o pez espada en cuanto a los pescados. Si optas por alternativas vegetarianas: risottos, quinoa, setas, quesos (fondue, raclette), pastas bien acompañadas con verduras como espinacas, acelgas, champiñones etc…) son muy recomendables y harán las delicias de la mesa.

El postre como colofón final. Nosotros optamos por el dulce como cierre, pero al igual que en los casos anteriores las posibilidades son infinitas. Puedes incluir tiramisú, coulant o sencillamente fresas con chocolate.  O, por otro lado, terminar con una ligera macedonia de frutas que es una opción saludable para compensar si tu principal era más contundente.

Ahora ya tienes las claves para que este 14 de febrero puedas conquistarle de nuevo, pero esta vez, por el estómago. ¡Feliz San Valentín!

Compartir