Que las legumbres son muy beneficiosas para nuestro cuerpo lo sabemos. Que además debemos tenerlas presentes en nuestra alimentación, también. Otra cosa es que lo que hacemos en realidad, ¿verdad?.
Muchas veces asociamos platos que contienen legumbres a los que tomábamos cuando íbamos a casa de la abuela o a los que hacía nuestra madre y nos comíamos a regañadientes. También hay una idea preconcebida de que son un plato con mucha grasa debido a los embutidos que a menudo le añaden. Sin embargo, las legumbres son muy saludables y bajas en grasa. Si se preparan de la forma adecuada son el complemento ideal para una dieta sana y equilibrada.

Ahora que estamos en estos meses de frío apetecen comidas calientes que nos hagan más llevadero el invierno. Es aquí donde aparecen nuestras queridas legumbres en sus diferentes formas y recetas.

Desde Dialprix te explicamos las características básicas de estos alimentos, sus beneficios a la hora de consumirlo y algunas posibilidades a la hora de cocinarlo si quieres salir del puchero tradicional.

Partimos de la base que hay varios tipos de legumbres, aunque normalmente consumimos un número más reducido de ellas podemos decir que son bastante homogéneas y además son muy recomendables para su consumo por los aportes nutricionales que albergan. Las más comunes son: judías, garbanzos o lentejas. Si queremos destacar algunos otros hablaríamos de las habas, guisantes, alfalfa, frijoles, cacahuetes o altramuces.

Beneficios de las legumbres

¿Todavía no sabes por qué deberías consumir legumbres e incluirlas en tu dieta diaria? A continuación te contamos algunas de sus propiedades.

Las legumbres no son altas en grasa

Quitando algunas legumbres muy concretas como el cacahuete o la soja, podemos decir que son bajas en grasa, aportando valores inferiores al 5%. El consumo de legumbres se suele asociar a platos con grasas debido a los embutidos que las acompañan en los pucheros. Pero ellas solas o preparadas con verduras son muy saludables.

Alto contenido en fibra

Si nos quedamos en las lentejas o en los garbanzos hablamos de más de un 11% y un 15% respectivamente. En el caso de las judías blancas subimos a un 23% y las pintas a un 25% de fibra. Una gran cantidad.

Aporte de Vitamina B

Esta vitamina nos ayuda a mantener sanas las neuronas, contribuye a la elaboración de ADN previene un tipo de anemia que provoca cansancio y fatiga en las personas.

Alimento vegetal alto con un aporte alto en proteína

Contiene un alto porcentaje de proteína vegetal que es la base de una buena dieta vegetariana para sustituir la proteína animal.

Ideas de recetas con legumbres

Si pensamos en un plato donde la legumbre sea el componente más numeroso, uno de los que se nos viene a la cabeza es el hummus. Este plato árabe es una pasta de color mostaza suave que se prepara a base de garbanzos sazonado con perejil, comino, sal y nuez moscada. A partir de aquí, puedes darle rienda suelta a tu imaginación y crear  hummus de pimentón, de lentejas, de remolacha, de pesto, de calabaza, de zanahoria…

Unos platos que seguro te has dado cuenta en los que aparecen legumbres es en la comida mexicana. Y es que los tacos, los burritos o las fajitas pueden contener judías pintas o blancas, acompañadas del resto de ingredientes tenemos platos sabrosísimos.

Hamburguesas de lentejas. ¿Qué pasaría si reblandecemos las lentejas y las pasamos por la batidora añadiendo sal, algunas hortalizas como pimientos rojos o verdes y cebolla y algunas especias? Pues que nos queda una hamburguesa baja en grasa y alto en proteínas, hierro y fibra y seguro muy rica. 

Pasta con legumbres. Cuando hablamos de pastas es muy común pensar en macarrones con salsa boloñesa, espaguetis carbonara o canelones de carne. Pero algunos de estos ingredientes pueden ser sustituidos por legumbres. Simplemente elije la pasta que más te guste añade la legumbre que quieras, queso, verduras pasadas por la plancha, aceite y sal. Solo te queda disfrutar de un plato muy natural y delicioso.

En Dialprix apostamos por los alimentos saludable porque introducirlos en nuestro día a día es sinónimo de calidad de vida.

Compartir