Seguro que alguna vez  te has mirado en el espejo y has visto que tienes una pequeño rojez en la frente…oh cielos! Y seguro que mañana es ese día de la boda de una gran amiga, una cita, una reunión importante…. ¡Maldita Ley de Murphy!… Que no cunda el pánico… Lávate bien la cara antes de dormir y aplica pasta de dientes en el área, deja actuar toda la noche, en la mañana lava el rostro, verás como el grano se ha disminuido. O aplicar el zumo de medio limón con un algodón sobre la zona también resultará muy eficaz.

Además, para evitar que los granos salgan en nuestro rostro, el pepino es uno de los tratamientos más eficaces utilizados para el tratamiento del acné. Debido a que el 95% es agua, eliminan las células muertas de nuestra piel y limpian los poros, lo que hace que nuestra piel se sienta mucho más juvenil. Para aplicarlo, sólo hay machacar los pepinos y mezclarlo con agua y ¡Voila! Di adiós a esos granos molestos.

El tomate ayuda a que la piel seque el acné, así como también se utiliza para el tratamiento de los puntos negros. Hay dos maneras de utilizarlo: cortando el tomate y frotándolo sobre la piel durante 15 minutos, o triturar el tomate hasta formar una mascarilla facial. Tú decides.

Las claras de huevo es otro alimento que también nos puede ayudar a deshacernos del acné. Para ello, hay que realizar una mascarilla de clara de huevo en la cara y dejarla aproximadamente durante media hora. Notarás los resultados.

Y, por último, os recomendamos el uso del ajo. Debido a propiedades como la alicina o el azufre, el ajo actúa como antibiótico ayudando a limpiar correctamente la piel. Para su uso, se debe frotar el ajo sobre la piel afectada varias veces día.

 

Compartir