¿Te quedas sin ideas a la hora de preparar tus ensaladas? Si es así, lo que te vamos a contar hoy en el blog de supermercados Dialprix te interesa y mucho. Y es que ahora este plato apetece más que nunca: es fácil, rápido, económico y ¡sano!

El secreto para preparar ensaladas está en los ingredientes. Por lo que no te cortes y busca nuevos sabores, arriesga un poco con los aliños y dale color a tus platos. ¿El resultado? Tendrás una mezcla divertida que sorprenderá a los tuyos.

Sigue nuestros consejos para preparar una ensalada muy completa y ¡ponte manos en la masa!

Elige la base de tu ensalada

El primer paso de tu plato es escoger el vegetal verde que formará parte de la base de tu deliciosa ensalada. Aquí tienes muchas opciones para elegir: lechuga de cualquier tipo, acelgas, espinacas, y col rizada o repollo, entre otras.

Las hojas verdes tienen muchísimas vitaminas, fibra y resaltan por ser muy bajas en calorías. Para no cansarte, procura ir variando la base de tu ensalada. ¡Te encantará!

Agrega algo más de verde

Ya tienes tu base lista, ¿por qué no añadir algo más de verde antes de pasar a darle color? De esta forma le darás textura y algo de sabor a tu base de lechuga. Prueba a añadir aguacate, pepino, brócoli, espárragos o  puerros.

Lo mejor de todo es que su alto contenido en fibra te aporta un gran efecto saciante. Así que, ¡puedes mezclar tanto como desees!

Dale color a tu plato

Ahora te toca darle un toque de color a tu ensalada. ¿Qué puedes añadir en este paso? Las opciones son infinitas, ya que puedes agregar todo lo que te guste, como por ejemplo: pimiento rojo o amarillo, zanahoria, tomate, cebolla morada o blanca, remolacha o col morada.

Las verduras de colores vibrantes no sólo le darán un aspecto más apetitoso a tu plato, sino que te garantizan una ensalada llena de vitaminas y otros nutrientes saludables.

Un toque crujiente

Si añades ingredientes crujientes despertarán tu paladar y le darán el toque perfecto al resto de elementos. ¿Qué alternativas tienes para elegir y aplacar tu hambre voraz?

Desde piscotes, pasando por manzana picada, hasta todo tipo de frutos secos (cacahuetes, nueces, almendras…) ¡Tus ensaladas estarán riquísimas!

Potencia con proteínas

En cuanto añadas las proteínas a tu ensalada pasará de ser una guarnición a un plato principal, ya te proporcionará los nutrientes y  la sensación de saciedad que necesitas para no pasar hambre.

Puedes escoger entre: carnes magras como el pollo o el pavo, pescado, queso, huevo, legumbres o incluso tofu. ¡Tú plato de vegetales estará más que completo!

El broche de oro: el aderezo

Ya lo tienes todo: la base, algo más de verde, un toque de color, algo crujiente, y las proteínas, ¿qué toca ahora? La guinda de tu ensalada, el aliño perfecto para ella.

Cuando llegues a este punto, lo importante es que la adereces a tu gusto. Para que te hagas una idea puedes utilizar: desde el tradicional aliño (aceite de oliva, sal y vinagre) hasta los aderezos más elaborados como salsa rosa o de yogur, mostaza a la miel, especias y hierbas finas (albahaca, tomillo, orégano…) y algunas frutas (ciruelas, mango…) ¡Da rienda suelta a tu imaginación!

Como ves es una opción rápida y muy completa para tomar y refrescarte cuando el buen tiempo acompaña. Encuentra todos los ingredientes para elaborar tu ensalada en tu supermercado Dialprix más cercano, donde también te esperan todo tipo de ofertas en supermercados.

Compartir